En qué consiste una limpieza integral??

En qué consiste una limpieza integral??

La mejor inversión que puede hacer un usuario, es solicitar servicios de limpieza integral que le aportará una higienización completa de los espacios, y que además garantizará el cumplimiento de todas las acciones que deben incluirse en el concepto de pulcritud y desinfección.
Una limpieza integral no sólo consiste en dejar las instalaciones con una apariencia salubre, sino que abarcará procedimientos para eliminar todos los patógenos que se encuentren fuera del alcance de la vista.
Para la limpieza integral se utilizarán tanto productos como maquinaría para eliminar tanto la suciedad visible como aquella que aparentemente no existe, que pueden ser causa de infección.
Una limpieza integral profesional es planificada y estudiada perfectamente, para obtener resultados óptimos.
Por ello, se realizará para cada centro un estudio previo para la limpieza integral, teniendo en cuenta los parámetros:

Se estudiarán las dimensiones del espacio para determinar las herramientas y los procedimientos a aplicar, para conseguir el mayor grado de higiene y desinfección.
No es lo mismo planifica la limpieza de un pavimento que no tenga obstáculos, que, si está lleno de elementos como estanterías, mobiliario, como es habitual en la limpieza de oficinas.
Por ejemplo, nos podemos encontrar que para el lavado de moqueta con tomas de enchufes y con mobiliario, no se podrán utilizar algunos sistemas de limpieza, para la higienización del textil, ya que podría afectar a la red eléctrica y a la base de los muebles.
A la hora de hacer una limpieza integral, habrá que tener en cuenta el uso de cada espacio, para aplicar la higienización y desinfección con los productos químicos necesarios
Es decir, el grado de desinfección será mucho mayor en centros sanitarios que en una comunidad de vecinos o parkings, ya que la prioridad en los segundos es mantener limpios estos espacios, y en lo primero es fundamental además realizar una desinfección profunda.
En centros que son ocupados constantemente por personas, y donde hay alimentos expuestos, la limpieza integral deberá ser mucho más exhaustiva.
La frecuencia de la limpieza, se determinará, por la intensidad del uso de cada espacio.
La limpieza integral necesaria, tendrá una perfecta planificación del número de trabajadores necesarios para realizar el servicio. Además, cada operario está formado para realizar determinados cometidos: Los Especialistas realizan limpieza de cristales, limpieza de altos, limpieza de punto críticos u otros, mientras que el personal limpiador, realiza limpiezas cotidianas y rutinarias.
Los Especialistas utilizan para sus trabajos en la limpieza integral maquinaría de diferentes funciones, por lo que una buena formación es indispensable para poder garantizar un correcto servicio.
Si el estudio de la limpieza integral únicamente es organizado desde las oficinas, sin hacer posteriormente una supervisión de la calidad del servicio, asegurando así la satisfacción del cliente, el proyecto puede dejar de materializarse.
Para una limpieza integral los Especialistas deben disponer de los EPIS para cada tipo de servicio.
La empresa de limpieza, deberá completar el servicio de limpieza integral, ofreciendo a sus clientes, complementos de consumibles, como el papel higiénico, recarga de jabón de manos, ambientadores, toallitas desechables, en definitiva todos los productos relacionados con el servicio de limpieza.
Por último, una comunicación ágil y fluida entre la empresa de limpieza y sus clientes, es fundamental, para conseguir un servicio de calidad de la limpieza integral. De esta forma, siempre se podrán cubrir nuevas o futuras exigencias de los clientes.