VUELTA AL PASADO CON LA LIMPIEZA DE CRISTALES EN LAS NUEVAS CONSTRUCCIONES

VUELTA AL PASADO CON LA LIMPIEZA DE CRISTALES EN LAS NUEVAS CONSTRUCCIONES

En muchos aspectos hemos mejorado con los años, pero sin embargo en otros aspectos, hemos retrocedido a la edad media.
Una de ellas, es la limpieza de los cristales, ventanas en las nuevas construcciones. Si en las construcciones tradicionales, es muy simple, limpiar las ventanas y sus cristales, que lo puede realizar una limpiadora, sin una preparación específica, no pasa lo mismo, en las nuevas edificaciones.
Si hablamos de viviendas unifamiliares, nos encontramos con unos ventanales enormes, que la señora de la casa o a la asistenta, le supone una gran dificultad para llegar a cierta altura y dejarlos libres de marcas. Por otra parte, están los edificios nuevos para oficinas, que, en la mayoría de los casos, no pueden abrirse por seguridad, lo que implica tener que limpiar estos cristales por la parte exterior, utilizando una góndola o colgándose por la fachada como un alpinista. Para según que ventanales, también se puede utilizar una grúa con brazo articulado. Pero si coloca la grúa encima de una acera, se deben solicitar los permisos municipales necesarios, que incluso requiere de un estudio por parte de un arquitecto, para certificar que este vehículo no va a dañar la calzada. Si se necesita utilizarla en el interior de un edificio, es muy difícil, que dicho edificio disponga de una puerta lo suficientemente grande, para que pueda pasar la grúa. A la hora de construir los edificios, en la mayoría de los casos, no se han tenido en cuenta todas estas dificultades.
Por ello, las empresas de limpieza están formando e informando continuamente a su personal, para poder hacer frente a las nuevas necesidades.
Además, se están utilizando productos innovadores y específicos para la limpieza de los cristales, que evitan que la suciedad se adhiera con facilidad. Es una especie de repelente de la suciedad. Con este método lo que se consigue, es alargar la periodicidad del servicio.
Después se ha puesto de moda colocar claraboyas en los edificios. Otra dificultad más. Si el acceso a la misma no supone dificultades, por la parte exterior será fácil limpiarla, el problema vendrá cuando se tenga que limpiar la parte interior. Para ello también habrá que engancharse a unos ganchos de seguridad que deberán estar colocados en lugares estratégicos y que se habrán instalado al finalizar la construcción. El Especialista o Especialistas que limpien la claraboya, deberán estar formados como escaladores para trabajos de altura. La dificultad para acceder a la superficie interior con los utensilios necesarios es grande, y los operarios deben disponer de los conocimientos necesarios para realizar estos trabajos.
También están los ascensores de cristal transparente que se han puesto muy de moda. Estos ascensores deben verse siempre limpios, sino parecerá que todo el edificio está sucio. Para la parte interior, no existen problemas, pero para limpiar la parte exterior, la limpieza se deberá hacer conjuntamente con un técnico de la empresa del ascensor, para que vaya parando el ascensor tramo por tramo, colocándose un Especialista nuestro encima de la cabina del ascensor.
En resumen, los nuevos edificios son muy bonitos, y dejan entrar mucha claridad, pero aportan muchas otras dificultades, tanto para sus habitantes como para las personas que deben mantenerlos.