COMO LIMPIAR Y DESINFECTAR LOS TUPPERWARE

COMO LIMPIAR Y DESINFECTAR LOS TUPPERWARE

Cada vez más personas utilizan los Tupper para llevar su comida al trabajo. Habiendo probado todo tipo de fiambreras, las más aconsejables, son las de cristal, ya que las de plástico al final transmiten, el micro-plástico al alimento, y se nota en el sabor. La mejor forma de limpiar y desinfectar los Tupper, es con lavavajillas. Quedan bien limpios y desinfectados, ya que están expuestos a temperaturas muy altas.
Pero si no se dispone de lavavajillas, se deberá limpiar / lavar el recipiente con un buen desengrasante, esponja salva-uñas, y con agua muy, muy caliente (utilizar guantes).
A nivel domestico ya es suficiente, pero cuando hablamos de Tuppers que se utilizan en grandes superficies, como Restaurantes, Hoteles, etc. se aconseja aparte de lavarlos en lavavajillas industriales, someterlos periódicamente a un tratamiento de Ozono. De esta manera quedarán totalmente libres de bacterias.
Un cliente nuestro que se dedica al reparto de alimentos en vehículos con nevera / frigorífico, le limpiamos la cámara frigorífica primero con productos adecuados y desinfectantes, y a continuación dejamos actuar nuestra máquina de Ozono para que la cámara quede totalmente desinfectada y libres de bacterias. El mismo procedimiento se realiza en los congeladores de grandes superficies, con la diferencia, que estos congeladores tienen incorporados unos aparatos de Ozono, primero para dejarlos libres de bacterias, pero también evitan que los olores se mezclen, sobre todo en la zona del pescado.
Hemos empezado hablando de los Tuppers y acabamos con los congelados, al final todo son utillajes para conservar los alimentos, y parece mentira, pero muchas personas no le prestan la atención debida, y después pasa lo que pasa….
Incluso tenemos clientes que cuando celebran una fiesta en la oficina, e utilizan cubiertos, platos, vasos, etc., los recogemos, y se someten primero a una limpieza con lavavajillas, aplicando posteriormente un tratamiento de Ozono. Así seguro que queda bien limpio y desinfectado y el cliente tiene la certeza, de evitar contagios.
Parece simple, y de hecho lo es. Pero lo que también influye, y mucho, son los productos que se utilizan en el lavado y limpieza. Muchas personas piensan que, utilizando un producto, sin identificación y sin garantías, funcionará igual, que uno que dispone, de certificados, etiqueta de composición, homologado por el ministerio, etc.
Recuerdo, que cuando mi hijo era un bebe, lavé el biberón con un detergente X, y no quedo bien desinfectado, aún habiendo sumergido posteriormente en una pecera, con un producto especial para desinfección de biberones, por lo que mi hijo cogió una gastroenteritis aguda, que le dejo afectado el estomago de por vida. Aún hoy con 25, el primer punto débil que tiene, es el estómago.
Por lo tanto, recomendación, asegúrense que los productos que se utilizan son los correctos y sobre todo, todo lo que esté relacionado con los alimentos, debe siempre quedar totalmente libres de bacterias.