LAS NUEVAS GENERACIONES Y LA LIMPIEZA

LAS NUEVAS GENERACIONES Y LA LIMPIEZA

Desde que Marie Kondo se hizo famosa en el canal Youtube por su obsesión al orden, y haber escrito posteriormente un libro, con los consejos y procedimientos a seguir para tenerlo todo ordenado, muchas personas se han añadido a la MAGIA DEL ORDEN.
Muchas de ellas, lo han aplicado también en el trabajo, y les está funcionando de muy bien.
Parece mentira, que, en este siglo, tenga una persona que escribir un libro para enseñar a ordenar los diferentes espacios en una casa, despacho u otros establecimientos. Pero es cierto, que las nuevas generaciones son mucho más desordenadas que los que hemos nacido en los años 60 hasta los 80.
Con la incorporación de gente joven en las empresas, donde prestamos el servicio de limpieza, el tiempo contratado, no cubre las necesidades de limpieza actuales. Anteriormente, en el cliente con personal más mayor, cada uno se preocupaba de mantener las zonas ordenadas, o por lo menos dejarlas, tal y como se las había encontrado. Pero las personas jovenes que se están incorporando a la vida laboral, les da igual dejar las zonas desordenadas y sucias.
Por ejemplo, en una cocina de despacho, lo normal es, que cuando uno se prepara un café, posteriormente limpie lo que haya ensuciado, y una vez consumido el café, se lave la taza. Pues no. Si la encimera ha quedado con gotas de café, y el azúcar se ha salido del recipiente, pues ahí se queda, y el que venga detrás que arree. La taza se queda en le pica, para que la lave la señora de la limpieza el día siguiente.
Es decir, que el coste que anteriormente una empresa invertía en el servicio de limpieza, ahora no es suficiente. En muchas ocasiones incluso debe duplicarse.
Por un lado, las empresas están reduciendo gastos, modificando el proceder de los trabajos, y necesitando menos personal, pero por otro lado, están teniendo que incrementar las provisiones para los gastos de limpieza.
Después están las comunidades de vecinos. Antes incluso, cada vecino se limpiaba su rellano y entre todos mantenían la escalera limpia. Pues ahora no. Incluso nos hemos encontrado, que algún vecino no ha querido llevar la basura hasta el contenedor, y la ha dejado en la papelera de la comunidad.
La higiene es una señal de civilización, pero conforme la humanidad avanza, ya no estoy tan segura…